Sin bajar la guardia - 11 de septiembre



 

El martes, 11 de septiembre de 2001, será una fecha inolvidable para la humanidad. No porque se haya celebrado el natalicio de alguna personalidad de importancia mundial, no porque se haya descubierto la cura para el SIDA o alguna otra enfermedad de dispersión global, sino porque este día la humanidad completa fue testigo atónito de la más salvaje muestra de odio y terrorismo fanático perpetrado en una nación libre por las mentes más maquiavélicas del presente milenio.

Miles fueron las víctimas inocentes de estos actos que conmovieron al mundo, por la falta de sensibilidad y de respeto a la vida humana. Ese día quedará grabado en nuestras memorias, en nuestras vidas y es de vital importancia que esto sea así para que día a día reflexionemos más aún sobre la falta de humanismo que existe en nuestra sociedad moderna. Una sociedad llena de adelantos y tecnología pero falta de amor y  buenos deseos para con nuestros hermanos. 

¿Deberían  estas cosas suceder?  No, claro que no. ¿Tiene esto alguna justificación moral?  No, claro que no. ¿Existe un solo culpable? No, claro que no.

La humanidad ha cosechado por años la violencia a través de los medios de comunicación social y en el propio seno doméstico. Quiera Dios que jamás vuelva a suceder algo tan desgarrador e insensible como lo acaecido, pero lamentablemente no se nos puede asegurar, ni eliminando a los cabecillas de todas las organizaciones terroristas, ni destruyendo todo el armamento. Tan solo nos queda la esperanza de que no se vuelva a repetir. Más sin embargo la esperanza debe ser abonada por nosotros mismos con la caridad, el perdón, la compresión y el amor fraternal que el Padre Celestial nos enseñó.

El  medio para hacer cambiar de opinión es el afecto, no la ira.
DALAI LAMA

Un caso de muerte en la Florida reportado en el 2001 que se relacionaba con Ántrax parecía un incidente raro y aterrador. Pero la enfermedad infecta a unas 5,000 personas al año, aunque la mayoría se recupera. Según un informe publicado en el rotativo “The Wall Street Journal” , la enfermedad se encuentra rutinariamente en animales de los países en desarrollo por lo que tiende a ser común en los países del mediterráneo. También ocurre (aunque con mucho menos frecuencia) en Estados Unidos, Canadá y el Sur de Europa.           

Cerca del 95% de los casos humanos contraen la enfermedad por vía de un corte o una lesión en la piel. Si no son tratados cerca de la quinta parte de los casos terminan en fatalidad. Dice el Dr. Martín Hugh-Jones, experto sobre el tema de la Universidad Estatal de Louisiana que cada año el Ántrax termina con la vida de entre 770 a 1,000 personas.

Las autoridades federales de la Florida dijeron en aquella ocasión a Associate Press,  que habían detectado la presencia de Ántrax en una tercera persona y el caso fue objeto de una investigación criminal, aunque luego se dijo que no tenian evidencia de que hubiese sido causada o creada por un grupo terrorista. 

Se debe evitar el pánico, pero debemos reforzar nuestro sistema de vigilancia y estar alertas a síntomas inusuales o brotes de enfermedades que se puedan vincular con el bioterrorismo. Los síntomas de contagio con Ántrax son similares a los de la gripe, pero con la temporada de gripe tan cerca muchas personas pueden pensar que se han contaminado con Ántrax cuando quizás sólo tengan catarro. La gente debe recordar que esta enfermedad es difícil de diseminar, si fuera tan fácil, la gente que nos ha odiado por años ya lo habría hecho.

RECOMENDACIONES

q       Si recibe una carta sin destinatario devuélvala al correo.

q       Si identifica alguna sustancia no la abra, échela en varias bolsas; de esta manera la neutraliza,  y llame a las autoridades. (9-1-1)

q       Tome precauciones de no abrir con la boca los sobres de las cartas.

q       Evite que el lugar donde abre la correspondencia tenga corrientes de aire o el abanico de frente.

q       Lávese bien en caso de contacto con una sustancia extraña.

No bajemos la guardia. Luego de los sucesos acontecidos el 11 de septiembre de 2001 donde miles de personas perdieron la vida en sendos atentados terroristas en la nación norteamericana la preocupación porque actos similares puedan volver a ocurrir se ha diseminado por todo el mundo y nosotros en Puerto Rico no somos la excepción.

Es necesario hacer simulacros con la responsabilidad y aplomo que una eventual emergencia requieren porque de esto depende la efectividad de nuestros actos, la vida y la propiedad de nuestros conciudadanos No podemos bajar la guardia, porque somos susceptibles a cualquier tipo de ataque en tanto y en cuanto bajemos la guardia.

Tampoco podemos ser extremistas o paranoicos  pero mucho menos enajenarnos de la posibilidad real  de sabotaje a las instituciones civiles y los servicios esenciales. Por todo esto, no bajemos la guardia que al pasar eso entonces se acorta más la distancia entre un simulacro y una lamentable realidad.

“La capacidad para hacer frente a los problemas es muy importante para el éxito profesional, y quizá también  para el éxito personal."
 
NUESTRO MAS SINCERO RESPETO POR TODAS LAS VICTIMAS DE ESTE ATAQUE, EN ESPECIAL A LOS POLICIAS, BOMBEROS Y RESCATISTAS QUE OFRENDARON SUS VIDAS PARA SALVAR A OTROS... QUE DIOS LOS ILUMINE Y CUBRA CON SU MANTO...AMEN. (TIKKUN OLAM)


No invite a robar... no deje de asegurar sus bienes.


 

Se han identificado estrategias que pueden ayudar a reducir el alza en la incidencia de escalamientos y apropiaciones ilegales, aunque ciertamente el incrementar la vigilancia y la investigación que conduzca al esclarecimiento son factores importantes en la lucha contra el crimen y la delincuencia, mayor aún es importante la participación ciudadana y la orientación.

Es por eso que llevamos el mensaje de alerta, de cautela y a través de este medio hablarle sobre consejos prácticos de seguridad en nuestros hogares y nuestras pertenencias.

El delincuente está pendiente de sus descuidos, y se aprovecha de cosas sencillas como:

* Dejar el trimmer o podadora en el patio.

* Dejar la bicicleta en la calle.

* Dejar la Marquesina abierta.

* Dejar los vehículos abiertos.

* Dejar la compra, carteras o celulares visiblemente en los vehículos.

Nuestros pueblos crecen y hay más urbanizaciones, más centros comerciales lo que trae consigo estos males sociales como lo son el escalamiento y las apropiaciones, si coopera con usted mismo podemos minimizar el crimen. Porque todos no afectamos, tenemos que ayudarnos.

La seguridad en nuestra casa comienza con conocer nuestro vecindario y ayudarnos mutuamente.

Personalmente tuve la amarga experiencia con un amigo de lo ajeno, hace ya muchos años atrás, cuando hacía unos trabajos de construcción en mi hogar, éste frescamente entró y se llevó una sierra eléctrica que los carpinteros habían dejado visiblemente sobre una banqueta. Por suerte mi vecino aledaño se percató del intruso y pudimos aprenderlo en el acto.

El interés por los vecinos y mantener una comunidad tranquila permitió que en esta ocasión se lograra el arresto de un individuo que había entrado a escalar una residencia.

La seguridad en nuestros hogares se puede incrementar instalando sistemas de alarmas y cámaras pero la cooperación de los vecinos es vital.

Por otro lado ante la innovación del Internet y las redes sociales como FACEBOOK y TWITER entre otras, hace que muchas personas por desconocimiento o ignorancia publiquen información confidenciar como:

* Los viajes que realiza o pretende realizar.

* Ubicación, hora de salida y de llegada.

* Datos personales que los malhechores están al acecho de interceptar y de esos descuidos sacar provecho en su mundo criminal.

No invite a robar... no deje de asegurar sus bienes.

Accidentes Fatales en la Línea del Deber.


Una noche lluviosa de noviembre, un policía de 38 años de edad y con menos de 12 años de servicio fue asignado sólo al patrullaje preventivo de un sector. Recibió por radio una llamada para asistir a otro agente asignado a la vigilancia de las escuelas de la localidad. Este oficial había visto a un individuo sospechoso en el interior de la esuela y ya había escucha sonar la alarma aunque en días lluviosos frecuentemente se activaba.

La lluvia de esa noche era la primera que se recibía después de una larga sequía  y el pavimento de las calles estaba muy resbaloso.

El primer policía activó la sirena del vehículo oficial y se dirigió rápidamente a la escuela, y en una de las curvas de la sinuosa carretera perdió el control del volante, patinando los neumáticos sobre la brea mojada y yendo a impactar a un árbol. Nunca llegó a la escuela, murió con el impacto. Personal de Rescate tardó horas en cortar los aceros torcidos del vehículo y sacar el cadáver del patrullero.

La investigación estimó que éste conducía a más de 50 millas por hora y aunque estaba dentro de los parámetros y límites de velocidad establecida, la misma no era segura por las condiciones existentes en la carretera.

 
La muerte del oficial fue un incidente traumático y una pérdida irreparable para el Cuerpo Policial, sus compañeros, familiares y la comunidad. Desafortunadamente este tipo de incidente no es aislado y estadísticas reflejan que estas fatalidades se han incrementado a través de todos los Estados Unidos. En las pasadas décadas miles de oficiales han muerto por accidentes en el trabajo y estas muertes sobrepasan el número de asesinatos de policías. (Adaptación y traducción de Artículo - Revista FBI)

 

¡REFLEXIONEMOS!

 

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES EN LAS CARRETERAS


En nuestras carreteras (Puerto Rico) ocurren anualmente un promedio de 120 mil,  choques de tránsito. A consecuencia de estos, mueren más o menos unas 600 personas y resultan lesionados alrededor de 55 mil. La mayoría de estas muertes son provocadas por los siguientes factores, aunque no necesariamente en este orden:

·       Conducir en exceso de velocidad

·       Conducir bajo los efectos del alcohol y las drogas.

·       Caminar por las calles negligentemente o bajo los efectos del alcohol y las drogas.

·       Caminar o utilizar bicicletas en áreas restringidas haciendo caso omiso a las indicaciones del tránsito.

·       Una conducta descortés y negligente en las vías de tránsito.

·       Desconocimiento de las reglas de seguridad.

En cierta ocasión patrullaba por la autopista y veo que se acerca un vehículo con las luces delanteras al máximo, el conductor desacelera la marcha del mismo pero continúa con el “full” de las luces, prendo el biombo de la patrulla, pero continúa con la luz larga o “full”, lo detengo y cuando le pido la licencia de conducir me dice que no tiene. Hay me doy cuenta del desconocimiento que tenía este ciudadano sobre los aspectos más sencillos de la ley.

Así las cosas, le di la oportunidad de que sacara la licencia de aprendizaje y me llevara la muestra en las próximas dos semanas. A las dos semanas regresó con su hermano y me dijo: “Mire sargento” mostrándome un cartapacio “aquí están los papeles pero me colgué”, le dije un poco entre risas: “mira muchacho… tómate dos semanas más, sin ninguna presión” finalmente sacó la licencia de aprendizaje.

La inobservancia de la ley en infracciones como esta, por sencillas que parezcan son fundamentales a la hora de un accidente…ciertamente las luces en alta intensidad interfieren en la visión de los otros conductores ¿ o no?

Por otro lado, se puede ver a algunas personas, que no les gusta ponerse el cinturón en las mañanas cuando van a trabajar “porque se les estruja la camisa”… acaso prefieren que se les estruje la vida.

El cinturón salva vidas y de eso no debe caber la menor duda.

Nosotros los conductores somos responsables por todas las personas que transportamos en nuestros vehículos, por eso es al conductor a quien se multa si el pasajero no lleva el cinturón. Es una obligación moral del conductor de un vehículo.

Los asientos protectores para bebes es recomendable que sea instalado adecuadamente, vaya donde el Cuerpo de Bomberos, Emergencias Médicas o el cuartel más cercano para que este sea inspeccionado.

En cuanto a la obligación de los transeúntes es deber del peatón caminar siempre a la defensiva o de frente al tránsito, caminar con ropa de colores claros en la noche, asegurarse de que los conductores lo están viendo cuando se vaya a hacer una maniobra como cruzar la calle.

En Resumen:

La policía en su llamado de proteger a vidas y propiedades se ve en la obligación de desarrollar campañas de orientación, pero también no es menos cierto que a pesar de esto se hace necesario desarrollar intervenciones activas para velar por el fiel cumplimiento de las indicaciones de la Ley de Tránsito. Las multas por exceso de velocidad y los arrestos por embriaguez disuaden a los ciudadanos de cometer ciertas infracciones que resultarían el la pérdida de más vidas puertorriqueñas.

Las heridas emocionales a los familiares de las víctimas y a los conductores involucrados son las más difíciles de sanar.

Si necesita información adicional no vacile en visitar las Divisiones de Tránsito o Autopistas de nuestra Policía de Puerto Rico.

 

Énfasis para un Control de la Brutalidad Policiaca


 

Hace bastante tiempo que se viene auscultando el que componentes de la comunidad civil se hagan cargo de las investigaciones administrativas de los miembros de la policía que envuelven brutalidad policial y/o violación de los derechos civiles. Ciertamente el procedimiento administrativo de las agencias de seguridad que incluye la policía estatal, municipal, oficiales de corrección entre otros no ha sido lo suficientemente efectiva en lograr disuadir a aquellos que fueron llamados a velar por los derechos ciudadanos y llegan a cometer actos so color de autoridad o conducta impropia.

La deficiencia administrativa que comienza desde el mismo reclutamiento ha permitido que elementos que obran al ras con la ley " hoy vistan el uniforme Azul", que miles llevan y han llevado con orgullo y honra. El procedimiento establecido para atender las querellas administrativas resulta aceptable; desde el punto de vista de la investigación de los hechos, pero el procedimiento para la adjudicación del caso es tan morosa que se han podido evidenciar casos que se resuelven hasta ocho años más tarde de ocurridos los hechos que motivaron la querella. La División Legal de la Policía tiene a su haber miles de casos en estibas pendientes de trámite: archivos, orientaciones, amonestaciones, suspensiones de empleo, suspensiones sumarias, y expulsiones... a esto se le suman las reconsideraciones, conmutaciones de castigos o demandas de los propios agentes y de la ciudadanía.

Por otro lado; en el caso de la Policía Estatal, las Divisiones de Investigaciones Administrativas donde se radican las querellas contra los agentes las mismas están ubicadas en su mayoría en las propias Comandancias de Área, donde el ciudadano afectado tiene que confrontarse con la indiferencia de los miembros de la fuerza, que ven con repelillo al ciudadano que presenta la querella contra su “compañero”, siendo en ocasiones víctimas de coacción e intimidación de parte de los propios agentes querellados.

Siendo esto lo que nos ocupa es vitalmente importante reseñar que en ocaciones los propios oficiales investigadores han respondido a las presiones de sus superiores en las Comandancias, para ocultar, engavetar o disponer favorablemente; en perjuicio del ciudadano, las querellas que se presentan en contra de sus protegidos.
 
Veamos el siguiente punto: Si las Divisiones de Conducta Profesional o Integridad Pública, o la propia Superintendencia que las cobija, fueran entes independientes que no estuviesen sujetas a los vejámenes del los administradores, como es el caso de la Policía, que se encuentran subordinadas al Superintendente de la Policía y en algunos momentos han estado a la merced de los Comandantes de Region o Area, y que estas fueran atachadas al Departamento de Justicia con nexos a la Comisión de Derechos de Derechos Civiles seguramente tendríamos una mejor herramienta con la que estaríamos más cerca de la finalidad que propende fomentar la confianza de la ciudadanía en la Policía.

Aunque en la actualidad estas divisiones funcionan con limitada autonomía lo cierto es que en el correr de los tiempos han sido tocadas por los servicios operacionales, que ciertamente son función de la policía pero crea un una variante inestable entre el empleado que está siendo investigado o será investigado por sus actos y el Oficial que lo investigará. 

Si la División Legal fluyera de una manera más ágil las resoluciones estancadas en los casos que ya han sido investigados por la Agencia, sería más efectiva la aplicación de una medida disciplinaria, si se estableciera una División Legal en la propia Superintendencia que investiga y cuya recomendación directa fuera a la firma del Superintendente, también ayudaría a agilizar el procedimiento administrativo.

Otro escollo que representa un retraso burocrático en las investigaciones administrativas; que tienen el fin de conocer la verdad de los hechos, adjudicar conforme al derecho administrativo las faltas al reglamento y recomendar sanción, lo es las funciones dobles que realizan las Divisiones de Asuntos Internos ya que estos sólo fungen de testigos de cargos; cuando se imputa una falta a equis un empleado ante la Agencia, en las propias investigaciones administrativas que realiza. Si por ejemplo: en un caso donde se impute uso indebido de la tarjeta para despacho de combustibe a los vehículos del gobierno que haya sido referido a ambas divisiones, los de Asuntos Internos investigan con a misma profundidad que los de Investigaciones Administrativas y al final del camino la primera dice en su informe que luego de probados los hechos se recomienda la investigación administrativa, ¿no es patente la duplicidad de trabajo?

Estas divisiones de Asuntos Internos hacen un excelente trabajo y su trabajo es muy necesario para establecer controles, pero sería ideal que estos, al final de la investigación donde exista evidencia de violación a las leyes penales y especiales del país, levanten un expediente de denuncia que puedan someter el caso ellos mismos en los Tribunales.

El modelo diseñado actualmente no permite eso, y no hay unas guías claras cuando esto sucede en el curso de una investigación administrativa percé que es llevada a efecto por las Divisiones de Investigaciones Administrativas, unas guías para referir al Departamento de Justicia Estatal o Federal, a Ética Gubernamental, o a la propia policía si fuera el caso. Es por ello que debe haber congruencia entre las funciones que se realizan; quizás creado una unidad de estos esfuerzos combinados en un único ente que evite esta duplicidad de trabajo.

Para poder lograr un mejor control de las actuaciones policiales impropias o ilegales, en la marcha se pueden establecer otros mecanismos de los cuales se ha hablado en diferentes foros como es el caso de los Centros de Mediación en los casos de algunas faltas al reglamento. Un ejemplo de esto es el caso donde por primera vez se reporta un alegado maltrato verbal donde incluso el ciudadano pudiera recurrir al Tribunal a raíz de una posible Alteración a la Paz pero éste decide recurrir al foro administrativo y allí pueda tener la oportunidad de el agente querellado se disculpe por sus actos, pero esto tiene que ser por un acuerdo entre las partes porque del otro lado está el empleado al cual tiene que garantizársele el debido proceso, por eso este mecanismo sugerido debe ser un acuerdo entre las partes sin que ello constituya una acción adversa como sería una investigación administrativa en su contra.

Para concluir hago énfasis en que el procedimiento de investigación administrativa debe ser más independiente la administración de la Agencia y accesible a la comunidad, que deben consolidarse los esfuerzos de las Divisiones de Investigaciones Administrativas, Asuntos Internos y la División Legal de la Policía entre el Departamento de Justicia y la propia comunidad representada en la Comisión de Derechos Civiles u otros foros, para atacar el mal que representa la brutalidad policiaca y la violación de los derechos ciudadanos, de manera que se agilicen los procedimientos para que las sanciones surtan el efecto de minimizar o erradicar la conducta impropia e ilegal de los agentes, o se puedan encausar adecuadamente los implicados ante el rigor de la justicia para que finalmente podamos vivir en un Puerto Rico mejor.